Artículos. ¿Por qué es importante leer?
Desde pequeños los niños disfrutan escuchando cuentos o mirando las ilustraciones de un libro. Además de entretener, los cuentos infantiles educan. Les proponemos aquí algunas razones por las que vale la pena iniciarlos en el hábito de la lectura.

Mundos de fantasía
Los cuentos estimulan la fantasía de los niños. A través de ellos son capaces de imaginar realidades distintas a las propias, conocer seres poco convencionales, transgredir los códigos y pautas establecidas.
Es importante alentar a nuestros hijos a crear sus propias aventuras y personajes. Esta práctica refuerza su libertad creativa y su autoestima.

¿Qué hacer con los monstruos?
Muchos padres evitan contarles a sus hijos historias en las que aparecen monstruos por temor a despertar en ellos pesadillas o fantasías dañinas. Es importante tener en cuenta que los cuentos enseñan a los niños a precisar los límites entre realidad y ficción.
El pequeño acostumbrado a leer relatos de monstruos u otros personajes fantásticos, aprenderá que estas figuras son imaginarias, que son representaciones simbólicas de otros miedos. Se identificará en la lucha del protagonista "bueno" contra ellos y de este modo podrá superar sus emociones negativas y liberar tensiones.

¿Héroes peligrosos?
Los niños se identifican naturalmente con los héroes de los cuentos. No debemos temer que intenten imitar las acciones fantásticas e impracticables de éstos personajes. Los pequeños suelen comprender que los héroes de ficción responden a pautas distintas de las del mundo real y rara vez imitan sus comportamientos más allá del terreno de los juegos.
Si le pedimos a nuestro hijo que cree su propia historia, es muy probable que ésta aparezca mucho más alejada de la realidad que cualquier cuento infantil.

La función de las moralejas
Casi todos los cuentos tradicionales tienen una moraleja que sintetiza un aspecto de lo que, en la época en la que fueron escritos, se creía que estaba bien o mal.
Aunque los tiempos han cambiado, muchas de estas historias siguen siendo muy valiosas. A partir de ellas podemos conversar con nuestros hijos acerca de actitudes negativas, como la envidia, el egoísmo o la agresividad, y de otras positivas, como la generosidad, la capacidad de escucha y el respeto por los demás.

El rincón de la lectura
Como los cuentos nos remiten a un lugar especial en el que la fantasía es la protagonista, una buena idea es proponerles a nuestros hijos que preparen un rincón en la casa que esté destinado a la lectura. En él podrán disponer, según sus preferencias, una biblioteca para guardar los libros, sillones o una alfombra para leer cómodos y una mesa con sillas para escribir sus propias historias o ilustrar las que escuchan. Será divertido colocar, también, un perchero con los disfraces para dramatizar las historias y un espejo para maquillarse o peinarse.
Les proponemos aquí un cartel que podrán colorear y colgar en la entrada del rincón de lectura.
Artículos relacionados
Quien leyó esto también leyó...